infrarrojo.es.

infrarrojo.es.

La diferencia entre los sensores infrarrojos activos y los pasivos

La diferencia entre los sensores infrarrojos activos y los pasivos

Introducción

Los sensores son dispositivos que permiten a los sistemas de control recopilar información del entorno y, así, poder tomar decisiones basadas en ella. Existen muchos tipos de sensores, cada uno de los cuales se adapta a diferentes necesidades. Dentro de esta amplia gama encontramos los sensores infrarrojos, muy utilizados en la tecnología actual. En este artículo vamos a hablar sobre la diferencia entre los sensores infrarrojos activos y los sensores infrarrojos pasivos. Ambos tipos de sensores tienen usos y características diferentes, por lo que es importante conocer cuál es el más adecuado para cada situación.

¿Qué son los sensores infrarrojos activos?

Los sensores infrarrojos activos emiten un haz de luz infrarroja y miden la cantidad de luz que se refleja en un objeto. Este tipo de sensor utiliza su propio emisor de luz, que envía un pulso de luz infrarroja hacia el objeto del que se desea obtener información. Cuando la luz infrarroja choca contra el objeto, parte de ella es absorbida y parte es reflejada. El sensor mide la cantidad de luz que ha sido reflejada y, en función de ella, determina la distancia y las características del objeto. Uno de los principales usos de los sensores infrarrojos activos es en los sistemas anti-colisión de los vehículos. También se utilizan en robótica, para detectar la presencia de objetos en un área determinada.

¿Qué son los sensores infrarrojos pasivos?

Los sensores infrarrojos pasivos miden la radiación infrarroja emitida por los objetos. En este caso, el sensor no emite luz infrarroja, sino que mide la radiación infrarroja del objeto que se encuentra en su campo de visión. Los sensores infrarrojos pasivos se utilizan principalmente como detectores de movimiento, ya que son muy sensibles a los cambios de temperatura. Cuando una persona o un objeto que emite calor se mueve en el campo de visión del sensor, la temperatura del objeto cambia y el sensor detecta este cambio. Este tipo de sensor es muy utilizado en sistemas de seguridad, ya que permite detectar la presencia de personas o animales en un área determinada. También se utilizan en sistemas de iluminación inteligentes, para encender las luces cuando detectan la presencia de alguien en la habitación.

¿En qué se diferencian los sensores infrarrojos activos y pasivos?

La principal diferencia entre los sensores infrarrojos activos y pasivos es que los primeros emiten luz infrarroja y miden la cantidad de luz reflejada, mientras que los segundos miden la radiación infrarroja emitida por los objetos. Los sensores infrarrojos activos son muy útiles para medir la distancia y las características de los objetos, por lo que se utilizan especialmente en sistemas anti-colisión de los vehículos y en robótica. Por otro lado, los sensores infrarrojos pasivos son muy útiles para detectar la presencia de objetos o personas en una zona determinada, especialmente en sistemas de seguridad y en sistemas de iluminación inteligentes. Otra diferencia importante es que los sensores infrarrojos activos pueden ser afectados por la presencia de luz ambiental, ya que miden la cantidad de luz reflejada por el objeto. En cambio, los sensores infrarrojos pasivos no se ven afectados por la luz ambiental, ya que miden la radiación infrarroja emitida por los objetos.

Conclusiones

En definitiva, tanto los sensores infrarrojos activos como los sensores infrarrojos pasivos tienen características y usos diferentes. Es importante conocer estas diferencias para poder elegir el sensor más adecuado para cada situación. Los sensores infrarrojos activos son muy útiles para medir la distancia y las características de los objetos, por lo que se utilizan en sistemas anti-colisión de los vehículos y en robótica. Por su parte, los sensores infrarrojos pasivos son muy útiles para detectar la presencia de objetos o personas en una zona determinada, especialmente en sistemas de seguridad y en sistemas de iluminación inteligentes. En cualquier caso, la tecnología infrarroja sigue avanzando a pasos agigantados, por lo que en el futuro es posible que surjan nuevos tipos de sensores que combinen las características de los sensores infrarrojos activos y pasivos, para ofrecer aún más posibilidades a los sistemas de control.